Sectores para todos los inversores

Cuando uno se decide por primera vez su capital, realmente se encuentra ante una difícil disyuntiva. En la actualidad, hay tantos sectores por los que apostar, y los mercados son tan inestables, que realmente es una decisión complicada, más si eres algo amateur en estos menesteres. Por supuesto, lo mejor es siempre acudir a profesionales, aunque muchas voces se alzan criticando que estos siempre acaban por buscar sus beneficios, dejando de lado un poco al socio inversor; esto desde luego menoscaba la confianza de quien pone el dinero, pensando que no se cuidarán sus intereses y que se perderá sus ahorros en un abrir y cerrar de ojos. Por mucho que se intente cambiar esta imagen que no es cierta del todo, ya no se tiene la seguridad de que el capital estará más o menos a salvo; pero al fin y al cabo, no queremos dejar nuestro dinero parado. Así que, ¿qué podemos hacer?

Bien, una solución es acudir a un profesional o entidad realmente confiable y respaldada por sus resultados y la experiencia de otros clientes, algo fundamental. Otra es intentar informarnos nosotros mismos en qué sectores podremos conseguir la mayor rentabilidad, y convertirnos nosotros mismos en los profesionales que buscamos, aunque tengamos que ir con cuidado y a paso de tortuga. Claro que esto necesita muchas horas de trabajo, pero con la poderosa herramienta que es internet, realmente la tarea se simplifica mucho, y no es extraño que esto sea una de las búsquedas estrellas en todos los buscadores internaúticos.

Y desde aquí, si elegís esta última opción, tenemos un aviso importante que dar: inversores puritanos, el porno cotizará en Wall Street. ¿Qué, te extraña que curiosamente aquellos que solo piensan en ganar dinero como son los inversores de la Bolsa en Norteamérica, tengan escrúpulos si los beneficios vienen de la pornografía? Ah amigo, esto es uno de los ejemplos de la gran hipocresía yanqui en lo que se refiere a la ética. Claro, yo estoy seguro que, a partir de que sale esta noticia, serán millones de inversores los que se echarán las manos a la cabeza, totalmente escandalizados; y por otro lado, rápidamente llamarán a sus brokers para que inviertan en cualquier cosa que tenga que ver con el porno, sabiendo que tendrán beneficios inmediatos. ¿Y por qué lo saben? Pues porque conocen el producto de primera mano, aunque de puertas para afuera, juren y perjuren que ellos jamás serán consumidores de nada que tenga que ver con la pornografía.

Y ya que vamos, esto no solo pasa en Norteamérica, no seamos igual de hipócritas que ellos. El porno gratis, este formato popularizado desde que internet se convirtió en un producto de consumo doméstico, mueve millones de dólares al año (dólares o cualquier otra moneda que se te ocurra), y deja beneficios que superan en muchas veces la duplicidad. Y eso es en su versión gratuita, imagina lo que pueden ser todos los productos de pornografía premium en los que se efectúa un pago al contado o incluso de una cuota; ahí sí que se disfruta de videos porno de perfecto visionado, y es un servicio que, lejos de mermar, ha ido creciendo poco a poco. Si vemos esto, tenemos que pensar en lo que queremos ser: si personas con prejuicios que realmente pensamos en el porno como un mal de nuestra sociedad y no deseamos fomentar su continuación de ninguna manera; o un inversor que busca productos y mercados fiables para asegurar y aumentar nuestro capital. ¿A cuál de estos grupos perteneces tú?

Desde este blog esperamos por supuesto que pertenezcas al segundo, ya que está más que demostrado que la pornografía es una inversión fiable, como podrían ser las eléctricas, los carburantes y o incluso el mismo internet.